• ROCIO PELAEZ

EJERCICIO PARA TRABAJAR Y DISMINUIR NUESTROS PENSAMIENTOS OBSESIVOS



Vamos a trabajar esos pensamientos o ideas que no nos dejan estar centrados, que vuelven una y otra vez, nos hacen perder la calma y nuestra tranquilidad interior. Esos que nos hacen olvidar nuestro centro, que se repiten incansablemente y sin tregua, que nos hacen sentirnos vulnerables, insignificantes y sin valor, que nos van minando poco a poco.

Cuando termines tu día, cuando puedas estar un momento en silencio, justo cuando te vayas a dormir, túmbate boca arriba y cierra tus ojos. Siente que tienes un momento para ti mismo/a. Visualiza en tu mente algo feliz, una persona, una experiencia, un momento de tu vida y recréalo con todo lujo de detalles. Imagínate esa escena bien grande, haz que ocupe un gran espacio en tu mente, y ponle color. Ahora llévala al lado derecho de tu cerebro, donde se encuentra tu hemisferio derecho que es el responsable de todas las asociaciones emocionales que creamos en nuestra vida. Siéntelo ahí, integra profundamente ese momento feliz.

Ahora visualiza una segunda imagen, algo que te haya perturbado, algo que desees trabajar y quitar de tu mente, ese pensamiento obsesivo que no te deja vivir. Y dale un tamaño pequeño, no le pongas color, déjalo en blanco y negro y cuando lo veas bien claro, llévalo hasta el lado izquierdo de tu cerebro, a tu hemisferio izquierdo que es el responsable de disociar las experiencias vividas, los traumas, todo aquello que nos hizo sentir mal. Y siente que se va de ti para siempre, ve apagándolo poco a poco.

¿Cómo te sientes?

Procura hacer este ejercicio durante 21 noches seguidas para dar tiempo a que tu cerebro cree conexiones sólidas de pensamientos positivos, que cada día te van a hacer sentir mejor.


27 vistas